Academia de danza Neit: Fusión flamenco árabe

DANZA FUSIÓN FLAMENCO ÁRABE

La fuerza y pasión del flamenco, unidas a la sensualidad, suavidad y el serpenteo de la danza oriental, producen una fusión única. Nos evoca al mestizaje y color árabe-andaluz de los palacios, jardines y mezquitas de la época Andalusí.

¿Como es una clase de flamenco árabe?

El flamenco es una danza apasionada y emocional, que requiere de muchos años de rigurosa formación, y de mucha interpretación y expresión personal. Los bailarines de flamenco no solo están obligados a tener una habilidad técnica que incluye el braceo, giros y el zapateado, si no que también tienen que desarrollar un gran sentido del ritmo y comprensión emocional de la música. El bailarín tiene que entender los ritmos (palos), para poder bailar y mejorar la música con sus pies, y con otros tipos de percusión tocadas con las manos, no solo a las palmas, si no también contra el cuerpo.

Por este motivo en nuestras clases, después de un exhaustivo calentamiento de 30 minutos, en el que hacemos especial hincapié en los brazos. Aprendemos el ritmo que vamos a trabajar, realizándolo tanto con las palmas, como con los pies descalzos, para interiorizar los golpes y acentos del ritmo concreto. Así conseguimos una comprensión e interiorización de la música, que nos permite desarrollar secuencias, y aprender a fusionar de una manera lógica, y homogénea, dotando el baile de la expresión y emoción característica del flamenco. Las secuencias trabajadas se van uniendo a lo largo del curso, para llegar a una coreografía final en la que la alumna ha llegado a una excelente comprensión de la fusión y de las bases del flamenco, que hacen que la interpretación de la música y la danza llegue a un esplendor y belleza sin igual.

Historia del Flamenco

El flamenco tal como lo conocemos hoy empezó su desarrollo en el S.XV, desde ese momento hasta nuestros días, ha sufrido importantes transformaciones. Sin ninguna duda el mestizaje cultural que se produjo en Andalucía entre musulmanes, cristianos, judíos, gitanos etc…, llamado arte Andalusí, propició el origen de este género, patrimonio de todos los andaluces, y declarado Patrimonio Cultural Inmaterial dela Humanidad porla Unesco en el 2010.

La música y el cante flamenco han sido influenciados por las oraciones judías sefardíes y la música andaluza árabe. No es de extrañar que los novecientos años que permanecieron los árabes en España, dejaran huella en la música, canto y danza.

En la llamada Edad de Oro del Flamenco (1860-1910), el flamenco gozó de época de gran desarrollo y esplendor. Hasta el momento el cante era acompañado solo de las palmas, y fue justo en este periodo en el que se desarrolló la guitarra como complemento fundamental del cante y el baile flamenco.

Durante la etapa de la Opera Flameca (1910-1955) el cante, que hasta el momento había sido en su mayoría cante jondo, ahora toma un aire más ligero y alegre, como es el caso de los Fandangos. A partir del 1915, se produce un ciclo de baile teatral de excepcional calidad, que lleva el baile flamenco y español a recorrer todos los escenarios del mundo.

Desde el 1955, nos encontramos en la época del Renacimiento del Flamenco, etapa en la que se desarrolla profundamente el baile tanto en las escuelas como en los tablaos, teatros y escenarios.

Hoy día existen multitud de artistas dedicados en cuerpo y alma al flamenco. Algunos defienden el clasicismo y otros muchos apuestan por la fusión del flamenco con multitud de géneros. Pero todos ellos contribuyen a la preservación y evolución de arte, que empezó siendo de los andaluces, y se ha convertido en un arte amado y respetado en el mundo entero.

 

c/ Francisco de Vitoria 42, Terrassa Barcelona